ALIMENTACIÓN SÓLIDA A BEBÉS DEBE INICIARSE ENTRE LOS CUATRO Y SEIS MESES

20130316-105320.jpg

• La etapa en que se comienza a dar papillas a los niños se conoce como ablactación

• Entre los cuatro y seis meses debe comenzar la ingesta de alimentos sólidos junto con la leche materna para reforzar la absorción de nutrientes

A medida que el bebé crece requieren de alimentos especialmente preparados para ellos, tanto desde el punto de vista de la consistencia como del valor nutricional, aunque su sistema digestivo no es lo suficientemente maduro para procesar los tipos de alimentos que consumen los adultos, por lo que a esta etapa se le conoce como de ablactación.

La encargada del área de nutrición de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 222 de la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Laura Jaqueline Barreto Cruz, señala que se comienza a dar papillas a los niños entre los cuatro y seis meses.

Los padres deben ser muy observadores para percatarse si al bebé le satisface del todo la leche o si comienza a mostrar ansiedad, especialmente cuando percibe olores de comida diferentes o bien si balbucea como saboreando cuando alguien come frente a él, otros alimentos”, señala la nutrióloga.

Al principio se le debe dar una fruta cocida al vapor, en puré fino y colado, sin grumos, sin azúcar ni miel, ofreciéndosela durante tres días y sólo una vez al día, con la finalidad de ver si le gusta y le sienta bien. Una vez que pruebe más frutas, ya pueden repetirse y mezclarse.

Después de presentarle todas las frutas en el primer mes de ablactación, se le pueden dar verduras como chayote, calabaza, ejotes, papa, zanahoria y chícharos, elaborados de la misma forma. En el siguiente mes ya se pueden introducir cereales en polvo; arroz, avena, maíz, trigo, combinados con leche, formando una pasta suave.

Posteriormente llega el momento de hacer combinaciones de verduras y agregar carne cocida con ajo, cebolla, poca sal, mantequilla, jitomate, pasta o consomé bien licuado al principio, colado para no causarle náuseas al pequeño.

Aproximadamente de los nueve a los once meses de edad ya puede masticar y se le pueden agregar trocitos de carne muy suave y bien cocida, otros cereales, azúcar, yogurth, queso, jamón, salchicha y tortillas, de manera que a partir del primer año del niño ya pueda estar incluido dentro de la dieta familiar.

La nutrióloga del IMSS Estado de México Poniente, indica que antes de preparar cualquier alimento es de vital importancia la higiene, hay que lavarse muy bien las manos con agua y jabón, lavar y desinfectar los alimentos con agua y gotas de yodo.

Los alimentos que deben comerse después del año por ser alergénicos son: huevo, piña, durazno, naranja, fresa, chocolate y pescado, por otro lado el picante no es recomendable que se ofrezca al bebé en los primeros meses de vida, debido a que es un alimento muy agresivo para el estómago.

El IMSS Estado de México Poniente recomienda a través de los servicios de nutrición, dietas aptas para el desarrollo de los pequeños e invita a los derechohabientes a que se acerquen a su Unidad de Medicina Familiar, ante cualquier duda o sospecha de alergia que se tenga del menor para que se diseñe un régimen alimenticio óptimo para su desarrollo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s