YOGURT CASERO, FUENTE IMPORTANTE DE CALCIO Y PROTEÍNA QUE REGULA ACTIVIDAD INTESTINAL

20130316-104854.jpg

• El yogurth tiene buenas cantidades de calcio y proteína y ayuda a recuperar el balance del funcionamiento del aparato digestivo

• Ayuda a equilibrar la flora intestinal

El equilibrio de nuestra flora intestinal puede alterarse por distintas causas, entre ellas, la alimentación deficiente o el consumo de antibióticos. Una manera de mantener o restablecer dicho equilibrio es consumir yogurt, que además de contener cantidades importantes de calcio y proteína, ayuda a recuperar el balance en el funcionamiento de nuestro aparato digestivo

Así lo dijo la licenciada en Nutrición María Concepción Domínguez Correa, coordinadora de Nutrición y Dietética de la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Comentó que el yogurt se elabora a partir de bacterias para el organismo que, al ser ingeridas, ocupan los lugares de las bacterias patógenas (causantes de enfermedades) equilibrando la flora intestinal. Este balance favorece a su vez el aprovechamiento de nutrientes, especialmente de las vitaminas.

Por esta razón, la nutrióloga comparte una sencilla receta para preparar dos litros de yogurt en casa, para lo cual se requiere una olla con tapa que tenga capacidad de dos litros, un mantel o lienzo limpio y los ingredientes para elaborar yogurt natural que son; dos litros de leche entera pasteurizada, un yogurt comercial natural de 250 gramos a temperatura ambiente y cuatro cucharadas de leche en polvo.

La especialista menciona que el primer paso es calentar la leche y apagarla cuando hierva, integrar la leche en polvo y dejar entibiar. Vaciar el yogurt en una taza y mezclarlo con un poco de la leche tibia (esto es para que al vaciarlo en la olla, la leche no se corte), una vez que se revuelve bien el yogurt con la leche, hay que verterlo en la olla y mezclar bien.

Se debe tapar la olla y cubrirla con el mantel o lienzo. acomodarla en un lugar tibio, libre de corrientes de aire (por ejemplo dentro del horno apagado) y no mover durante cuatro horas. Pasado ese tiempo, se procede a refrigerarlo por un día completo y está listo para consumirse.

“Se conserva en buenas condiciones de una semana a diez días, quizá encuentren un poco de suero en la superficie del recipiente cada vez que lo abra para comer, puede escurrirlo y desecharlo o beberlo aparte. Esta es una muy buena opción para ahorrar y tener un desayuno o refrigerio completamente saludable e higiénico”, concluye la nutrióloga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s