NIÑOS CON OBESIDAD, SON MÁS PROPENSOS A DIABETES: ESPECIALISTA DEL IMSS

20130326-095635.jpg

• Diferentes factores pueden desencadenar la diabetes, aunque el sobrepeso y la obesidad son los principales.

• Los padres incentivan la obesidad y el sobrepeso al servir raciones de comida a los niños similares a las de los adultos.

Diariamente en la consulta de pediatría del Hospital General Regional (HGR) No. 220 son atendidos en promedio 20 niños por turno, de los cuales aproximadamente ocho presentan síndrome metabólico, es decir, problemas de obesidad o sobrepeso que pueden generar diabetes, mencionó Jorge Arturo Núñez Hernández, especialista en endocrinología pediátrica.

Este tipo de padecimientos pueden ser desarrollados en los niños debido al factor herencia, aunque también se incrementan los riesgos de contraerla, a razón de la mala alimentación o el consumo excesivo de los productos denominados chatarra, los cuales son ricos en carbohidratos y grasas que alteran el funcionamiento del metabolismo.

Núñez Hernández, refiere que debido al sedentarismo, la mala alimentación y la ausencia de actividad física en los niños, las posibilidades de desarrollar una diabetes tipo 1 en la que el organismo destruye las células beta encargadas de la producción de insulina, o la tipo 2, la cual está asociada a una disfunción de dicha célula aunque si se produce insulina.

Cualquiera de estos tipos de diabetes debe ser diagnosticado y tratado lo antes posible, para ello, los padres son los indicados para identificar los síntomas a través de cambios que presentan sus hijos, como orinar con frecuencia, pérdida de peso, cansancio, sueño, mucha sed e incremento del apetito, pero sobre todo si su hijo padece obesidad o sobrepeso.

Desde pequeños, los padres se pueden dar cuenta del sobrepeso de sus hijos a través de la medida de su abdomen; para los dos años su cintura no debe medir más de 47 centímetros, a los seis años no mayor a 56, en los 10 años no más de 65, a los 15 años no mayor a 76 y al cumplir los 18 al igual que los adultos no mayor a 90 centímetros en los hombres y 80 en las mujeres.

Núñez Hernández, menciona que cuando se les detecta este padecimiento a algún niño el seguir un tratamiento es difícil, ya que se debe concientizar tanto a ellos como a los padres la gravidez de la enfermedad, pues, los padres son quienes estarán al pendiente de seguir el tratamiento como lo prescribió el médico, sin embargo el infante puede al no estar vigilado consumir productos que llegasen a producir algún daño.

Se deben tomar en cuenta todas las complicaciones que puede traer consigo la obesidad y el sobrepeso desde edades tempranas, ya que las expectativas de una calidad de vida se ven acortadas, es decir se tienen mayores posibilidades de sufrir infartos al miocardio, además de problemas cerebrales y depender de por vida de un tratamiento farmacológico de costos elevados.

Cabe destacar que los padres juegan un papel muy importante al incentivar en los hijos el sobrepeso y la obesidad, a través de dar raciones de comida a los niños similares a las de los adultos, así como bebidas azucaradas o refrescos, por ello, se debe hacer uso del plato del buen comer, además de servirles raciones de acuerdo a su edad, peso y talla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s