AMIGDALITIS CRÓNICA PUEDE REQUERIR CIRUGÍA

20130402-085433.jpg

• La amigdalitis crónica es la infección repetitiva de las amígdalas aumentando de tamaño, lo que se conoce como hipertrofiadas

• El signo más claro de la amigdalitis crónica es el enrojecimiento persistente de los pilares anteriores a la faringe, junto con el aumento de los ganglios

Las amígdalas son una acumulación de tejido linfático que rodea a la faringe o garganta, hay tres tipos, las más conocidas, son a las que llamamos comúnmente “anginas” y están ubicadas en la parte posterior de la boca, es fácil notarlas en los niños cuando les revisamos la garganta, menciona el doctor Jesús Alcantar Ramírez, coordinador de la División de Medicina Interna del Hospital General Regional (HGR) No. 251 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente.

La amigdalitis crónica es la infección repetitiva de las amígdalas, de modo que éstas se encuentran continuamente aumentadas de tamaño, es decir, hipertrofiadas. Éste padecimiento ocasiona obstrucción respiratoria con dolor persistente en la garganta, molestias al tragar algún alimento o bebida y, si el niño respira continuamente por la boca, se produce resequedad y mal aliento.

Puede haber ronquidos e incluso pausas respiratorias durante el sueño, los niños con este problema siempre están cansados, pierden el apetito y casi no aumentan de peso.

Menciona Alcantar Ramírez que el signo más claro de la amigdalitis crónica es el enrojecimiento persistente de los pilares anteriores a la faringe, junto con el aumento de los ganglios, sobre todo del que se encuentra debajo del ángulo de la mandíbula, para saber si este crecimiento obstruye la deglución y respiración se examina la garganta con detenimiento.

En algunos niños se establece el diagnóstico de hipertrofia de amígdalas cuando en realidad presentan amígdalas normales para su edad, en estos casos, cuando no hay datos de infección o de obstrucción el solo aumento del tamaño de estos tejidos no implica un tratamiento de extirpación quirúrgica, lo que se le conoce como amigdalectomía.

Por ello, Alcantar Ramírez indica que ante los síntomas mencionados, los papás acudan con sus pequeños a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) que les corresponda para recibir un diagnóstico oportuno para determinar que la hipertrofia sea o no crónica como consecuencia de una infección aguda y recibir un tratamiento que puede incluir o no la extirpación de las amígdalas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s