RECOMENDACIONES DERMATOLÓGICAS PARA MANTENER EL CUTIS LIMPIO Y SANO

20130424-081653.jpg

• Antes de emplear cualquier producto de belleza es importante conocer que tipo de piel se tiene

• La limpieza es el único requisito universal para el cuidado de la piel

La piel es una membrana resistente y flexible que cubre todo el cuerpo, mide en promedio 1.8 metros cuadrados y pesa entre tres y cuatro kilos, protege al organismo de posibles traumatismos y de invasiones bacterianas e interviene en la regulación térmica del cuerpo, informó la dermatóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Diana Medina Castillo, adscrita al Hospital General Regional (HGR) 220, Delegación Estado de México Poniente.

Antes de emplear cualquier producto de belleza es importante conocer que tipo de piel se tiene, de lo contrario se corre el riesgo de utilizar un producto inadecuado. La piel grasa por ejemplo, tiende a producir sebo, haciéndola sentir y parecer grasosa, lo cual es bueno ya que significa que la piel está bien humectada y tendrá menos arrugas.

La sequedad de la piel se presenta cuando no se produce suficiente humedad, esto sucede si se vive en un clima árido, ya que el aire seco resta humedad a la piel, o sólo la parte donde se concentra el sebo es la llamada zona T y la piel hiperpigmentada que es cuando se provocó alguna inflamación y quedan manchas oscuras en la piel.

El cuidado diario de la piel es de vital importancia, especialmente la del rostro, los pasos básicos para el cuidado son cuatro: limpieza, exfoliación, humectación y protección. La limpieza es el único requisito universal para el cuidado de la piel, eliminar los residuos de maquillaje, células muertas, contaminación e impurezas es más importante que aplicar lociones o cremas.

Las recomendaciones que brinda la doctora Medina Castillo para lavar la cara son las siguientes: humedecer el rostro con las manos por lo menos 10 veces con agua tibia, aplicar una pequeña cantidad de un limpiador suave, frotarlo durante 15 segundos, usando la yema de los dedos haciendo movimientos circulares, prestando atención a la zona T (frente, nariz y barbilla) y enjuagar la cara hasta 10 veces con agua tibia y al final rociar la cara un par de veces con agua fría, para estimular la circulación.

La fase de exfoliación se obtiene al remover las células muertas con una toalla facial, la humectación depende del tipo de piel, una vez que se encontró un producto adecuado, hay que aplicarlo sobre la piel aún húmeda por la limpieza, esto previene que el agua se evapore.

Los rayos solares son tan potentes que penetran hasta la dermis, dañando el colágeno y la elastina, su destrucción se traduce en un envejecimiento prematuro, en arrugas profundas y flacidez. Por lo tanto se debe utilizar un protector de amplio espectro, entre más alto sea el factor de protección solar, más eficaz será al bloquear el efecto de los rayos ultravioleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s