MUJERES EMBARAZADAS DEBEN VIGILAR SU PESO, RECOMIENDA NUTRIÓLOGA DEL IMSS

20130611-100155.jpg

• La dieta de la madre debe aumentar aproximadamente 300 calorías

• La mala nutrición propicia bebés de bajo peso, más susceptibles a enfermedades

El embarazo es una etapa determinante en la vida de una mujer, su cuerpo sufre cambios pues en su vientre se está gestando una nueva vida. Es común pensar que la futura mamá debe “comer por dos”, ella y su bebé, sin embargo, la licenciada Adriana Albarrán González, nutrióloga del Hospital de Gineco Obstetricia (HGO) No. 221 del Instituto Mexicano del Seguro Social en la Delegación Estado de México Poniente, recomienda que se aumenten solo 300 calorías diariamente, a la dieta habitual.

Así, una mujer de estatura promedio que se encuentre gestando, deberá contemplar una dieta de aproximadamente mil 800 a dos mil 300 calorías diarias, lo cual permita que durante su embarazo aumente de un kilo a 1.5 kilogramos por cada mes, lo que significa entre 12 y 14 kilos máximo, y en caso de mujeres con sobrepeso, es aconsejable que el aumento sea menor, a fin de minimizar el riesgo de su vida y la de su bebé.

Por el contrario, si el aumento de peso es inferior a los 4.5 kilos también puede haber complicaciones, si la alimentación es deficiente, la mujer tendrá un hijo de bajo peso, con riesgo de sufrir enfermedades y hasta morir.

En este sentido, la especialista del Seguro Social, recomienda a las mujeres embarazadas o que planean hacerlo, acudir con su médico familiar y su nutricionista, para planear una dieta saludable de acuerdo a su edad, peso y complexión.

Lo ideal es que se realicen cinco comidas a lo largo del día, tres comidas y dos colaciones, una a medio día y otra a media tarde en las que se incluyan todos los grupos de alimentos.

Albarrán González indicó que es necesario que la futura madre consuma en abundancia los productos frescos, fundamentalmente cereales ricos en fibra, frutas, verduras, pescado, carne, huevos y lácteos, todos ellos en forma moderada, sin caer en los excesos, evitando principalmente el consumo de grasas, los refrescos y bebidas azucaradas, y dulces. La sal es un mineral importante, no debe evitarse pero si controlar su consumo.

De igual manera, el consumo de ácido fólico es esencial en los primeros meses de embarazo pues tiene el propósito de prevenir malformaciones en el feto, especialmente en el sistema nervioso central. Al acudir a su revisión, el médico se lo proporcionará, sin embargo también puede ayudar a su bebé consumiéndolo de manera natural en alimentos como el garbanzo, lenteja, haba, frijol, berro, espinaca y quelite.

La Delegación Estado de México Poniente, invita a las mujeres que planean un embarazo o que se encuentran en este estado, a que acudan a su Unidad de Medicina Familiar, donde se les orienta sobre los alimentos más adecuados para cuidar de su salud y la de su bebé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s