GRACIAS AL IMSS HOY PUEDO DISFRUTAR Y QUERER A MI FAMILIA: NICOLASA NAVA

20130619-101507.jpg

 La atención médica de especialistas del IMSS y el ejercicio mejoró su calidad de vida y le ha permitido controlar su enfermedad

Mi vida ha estado marcada desde que recuerdo, fui niña maltratada, me casé a los 15 años con tal de salirme de mi casa y mi esposo era alcohólico, tuve que sacar a mis hijos adelante yo sola hasta que me diagnosticaron que padecía del mal del “azúcar”, de ahí en adelante todo cambió.

Nicolasa Nava Hernández es derechohabiente del Seguro Social, adscrita a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 231 ubicada en Metepec, desde hace 35 años que le diagnosticaron diabetes, ha tenido que seguir un estricto tratamiento y acudir a sus revisiones mensuales para surtirse de insulina y otros medicamentos.

Recuerdo que siempre me sentía cansada, muy agotada, tenía sed todo el tiempo y me dolía la cabeza, cuando terminaba de comer a los 15 ó 20 minutos me quedaba dormida en donde fuera, sentía como algo a la altura de la cintura como que se comprimía y me tronaba, fue entonces cuando me hicieron pruebas y salí con el azúcar altísimo, el médico me comentó que mi páncreas ya no funcionaba y que me recetaría insulina, como yo no sabía nada de la enfermedad, tuve miedo porque pensé que esa sustancia me dejaría ciega.

El médico fue muy amable al explicarme que nadie muere de diabetes, sino de sus complicaciones, que si me quedaba ciega sería producto de no cuidarme y atenderme debidamente y me dijo que realizara algún ejercicio, después la trabajadora social de la UMF me dijo que acudiera al Centro de Seguridad Social Toluca (CSST) porque ahí hacían actividades físicas y alguna podría gustarme.

Ya en el CSST, todos fueron muy buenos conmigo, realizaba ejercicio y le pedí a la directora que me brindara un espacio para dar clases, durante un año enseñé a muchas personas en taller de costura, bordado de listón y cultura de belleza, después pude dar clases de ejercicios físicos simples, recuerdo que un señor de 83 años llegó en calidad de bebé, no se podía mover nada, ni caminar, pero cuando terminó el curso, el señor se fue muy agradecido conmigo, pudimos lograr que volviera a caminar.

En el área de trabajo social me ofrecieron ir a la UMF No. 226 como “monitor” y ayudar a las personas para que realizaran actividades diversas, como las que enseñé en el CSST, por supuesto que acepté y estuve 10 años en Ixtlahuaca dando clases, apoyando con la difusión de la información de mi enfermedad y enseñando a la gente a cuidarse y prevenir enfermedades.

Me costó mucho asumir que estaba enferma, pero al pensar en mi familia y lo mucho que sufrirían al verme en una cama, inmóvil y muriendo, no quise que vivieran eso por mi culpa, así que decidí salir adelante y cuidarme en todos los aspectos para ayudar a los demás, así como todo el equipo de trabajadoras sociales y médicos me ayudaron a mí, en cuanto tomé esa decisión, mi vida cambió, soy más positiva hoy, la responsabilidad que tengo al cuidar de mí me ha brindado una mejor calidad de vida y gracias a que hoy me quiero mucho, quiero más a mi familia y al IMSS por darme una nueva oportunidad de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s