PARKINSON, PADECIMIENTO DEGENERATIVO QUE REQUIERE TRATAMIENTO MÉDICO Y REHABILITACIÓN FÍSICA

20140414-104610.jpg

• Suele iniciarse entre los 50 y los 70 años de edad
• Temblor, movimientos lentos, rigidez y trastornos posturales son algunos de los síntomas

El mal de Parkinson es un padecimiento degenerativo del sistema nervioso central que suele manifestarse entre los 50 y los 70 años de edad, aunque hay una forma temprana que comienza antes de los 40.

Los signos que caracterizan a esta enfermedad son: temblor, movimientos lentos, rigidez y trastornos posturales, siendo el abordaje farmacológico y la rehabilitación física, los tratamientos que mejoran la vida de los pacientes.

Leopoldo Santillán Arreygue, titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas de la Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indica que el 11 de abril es el Día Mundial dedicado a la difusión de información sobre este padecimiento, cuyo proceso es crónico degenerativo, de carácter progresivo, afecta al sistema nervioso central, se genera por una pérdida de neuronas y la disminución de un neurotransmisor que regula el tono muscular, el cual provoca la rigidez.

“La causa principal es la degeneración propia de la edad aunque se han identificado factores de riesgo como el infarto cerebral, intoxicación por metales pesados (mercurio, manganeso, zinc) y por contacto con pesticidas entre otros”, dice el doctor del IMSS y aclara que afecta a hombres y mujeres por igual, explicó que de primera instancia se proporciona tratamiento con medicamentos y cuando los fármacos ya no logran controlar la rigidez o el temblor con la dosis habitual, se debe poner a consideración la cirugía.

La intervención quirúrgica, explicó el doctor Santillán Arreygue, consiste en la estimulación eléctrica de estructuras cerebrales, la cual puede reducir e incluso suprimir los síntomas, mejorando con ello la calidad de vida del derechohabiente.

El paciente ingresa despierto a la cirugía, sólo con anestesia local, sin sedación, ni bajo efectos de los medicamentos para el control de la enfermedad, pues con ello ayuda a ubicar el lugar exacto para la colocación de los electrodos cerebrales. Cuando la inserción es correcta, inmediatamente se elimina el temblor y/o la rigidez.

La calidad de vida de los pacientes con Parkinson se modifica en forma importante al integrar a su tratamiento médico una terapia ocupacional y rehabilitación, además de apoyo nutricional y terapia del lenguaje. La enfermedad no tiene acciones preventivas; sin embargo, es importante que la familia participe en la rehabilitación y atención psicológica del paciente para ayudarle a mejorar su calidad de vida.

Para ello, Santillán Arreygue recomendó al paciente enfermo de Parkinson y a sus familiares, asistir oportunamente a los servicios que brinda el Seguro Social para recibir el tratamiento integral adecuado a cada caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s