CAMBIOS EN LA VISIÓN Y DOLOR DE CABEZA, PUEDEN SER SIGNO DE TUMORACIÓN: #IMSSEdomexPte

20140422-212638.jpg

• Los gliomas de bajo riesgo afectan a los hombres entre los 35 y los 45 años de edad

Los gliomas de bajo grado son tumores que aparecen en el cerebro y la médula espinal originados por la sobreproducción de las células que alimentan a las neuronas, éstas crecen sin control y dan lugar a la formación de tumoraciones, señala la doctora Rosalía García Peña, adscrita a la Coordinación de Prevención y Atención a la Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente.


Dichas tumoraciones aparecen entre los 35 y los 45 años de edad, siendo más común en los hombres. En la Delegación Poniente se registran entre 15 y 30 casos mensualmente. No se conocen causas específicas de este padecimiento pero sí existen ciertos factores que fomentan su desarrollo, tales como antecedentes heredo-familiares y haberse sometido a radioterapias para eliminar tumores en la cabeza o cuello.

La doctora García Peña precisa que el número de células anormales presentes en el tumor, indicará el grado del glioma “estos tumores suelen crecer muy lentamente en un largo periodo y la mayoría de los gliomas de bajo grado son benignos, es decir no cancerosos; pero de no atenderse a tiempo pueden volverse malignos; diagnosticarlos y tratarlos oportunamente puede aliviar los síntomas y prevenir problemas que pongan en riesgo la vida.

Menciona la especialista del IMSS que existen varios tipos de gliomas que se clasifican de acuerdo al espacio donde aparecen, los astrocitomas son los más comunes y se originan en cualquier parte del cerebro o la médula, los oligodendrogliomas se forman de las células que producen la cubierta de grasa que envuelve a las células nerviosas y son habitualmente encontrados al frente y a los lados del cerebro.

Los gliomas del nervio óptico afectan la visión de los pacientes, se presenta como consecuencia de la neurofibromatosis que es un trastorno del sistema nervioso que genera un crecimiento de células en la piel y deformidades en los huesos.

Algunos de los síntomas que van acompañando al crecimiento de los gliomas son: presentar convulsiones, dolores de cabeza al despertar, mareos, fatiga, naúseas, adormecimiento y debilidad, parálisis en alguna extremidad, dificultad al hablar, dolor ocular, disminución de la visión, vista borrosa o doble.

Para diagnosticar el grado del glioma, es necesario que el paciente identifique los síntomas antes mencionados, acuda a su Unidad de adscripción para elaborar diversos estudios que permitan identificar el tumor y el tratamiento adecuado para eliminarlos de forma oportuna.

Los derechohabientes deben estar atentos a las señales que les da su organismo, acudir a citas periódicas con su médico familiar o ante la manifestación de signos no habituales, ayudará a prevenir enfermedades de mayor consideración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s