VENAS VARICOSAS REPRESENTAN RIESGOS PARA LA SALUD

IMG_0025.JPG
• Las venas varicosas pueden atraer complicaciones como la tromboflebitis, la varicorragia, la hiperpigmentación, dermatitis y ulceraciones.
El término várices o venas varicosas deriva del latín varicosus, que significa dilatado. La definición de várices no solo se refiere a venas dilatadas, sino también elongadas o tortuosas, las cuales se presentan con mayor frecuencia en los miembros inferiores aunque también pueden aparecer en otros lugares como el esófago, la pared abdominal y la región anorrectal.

El coordinador de Investigación y Enseñanza de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 222 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Delegación Estado de México Poniente, doctor Guillermo Espinosa Fuentes, explica que la enfermedad varicosa es polimorfa y se puede presentar en gradación variada.

En su forma más benigna puede ocasionar pocas quejas clínicas, mientras que si el problema es grave, pueden presentarse complicaciones por el “estancamiento” de sangre en las venas, como la tromboflebitis, la varicorragia, la hiperpigmentación, dermatitis y hasta ulceraciones.

“En una vena normal, la sangre sube –aspirada- por la contracción del corazón (diástole) y la contracción de los músculos, lo que permite que venza la fuerza de gravedad, al cerrarse las pequeñas válvulas que hay dentro de las venas impiden que la sangre vuelva a bajar.

Una vena con várices pierde elasticidad y se ensancha, por lo tanto las válvulas no se cierran, haciendo que la sangre se acumule y ejerza presión sobre las paredes, con lo cual la vena adquiere una apariencia nudosa” explica Espinosa Fuentes.

El médico del IMSS puntualiza que la prevalencia de la enfermedad suele ser más elevada en el sexo femenino, siendo los adultos en etapa productiva los más afectados, deteriorando la calidad de vida de los pacientes quienes pueden requerir, incluso, cirugías para corregir esta condición.

Para mantener en buen estado las venas de sus piernas, independientemente de su género –pero especialmente si es mujer, tiene sobrepeso, un estilo de vida sedentario o antecedentes familiares de várices- a partir de los 30 años de edad, el especialista proporciona los siguientes consejos; no permanecer sentado por periodos demasiado largos, vigilar el peso y hacer ejercicio con regularidad.

Recomienda el uso de calcetas o medias de compresión, adoptar la costumbre de descansar las piernas en alto un por al menos 15 minutos todos los días, evitar usar ropa apretada en el área del abdomen y uso de tacones altos, esto evitará la sensación de pesadez y entumecimiento en las piernas.

“Resulta indispensable realizar una mayor promoción de las formas preventivas actuales, así como del manejo adecuado y oportuno de la insuficiencia venosa crónica para evitar complicaciones, sobre todo de las úlceras venosas activas que constituyen el mayor impacto de esta enfermedad”.

Las várices no se limitan a ser un problema estético, sino implican severos riesgos a la salud, concluyó el especialista del IMSS.

-ooo0ooo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s