Más de 24 mil incapacidades fueron otorgadas por el IMSS Poniente

IMG_0124.JPG
Una herramienta fundamental para la prevención en general son los Programas Integrados de Salud PREVENIMSS, estrategia que a través de acciones relacionadas con la promoción de la salud, vigilancia de la nutrición, prevención, detección y control de enfermedades y salud reproductiva, lleva estos servicios directamente a las fábricas y centros de trabajo, señaló el doctor Enrique Gómez Bravo Topete, Delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Estado de México Poniente.

En su participación como conferencista en la inauguración de la Semana de Seguridad y Salud en el Trabajo 2014, organizada por la Delegación Federal de la Secretaría del Trabajo en la entidad, el Doctor Gómez Bravo Topete comentó que de acuerdo con el artículo 473 de la Ley Federal del Trabajo y al Artículo 41 de la Ley del Seguro Social, se consideran como riesgos de trabajo, los accidentes y enfermedades a los que están expuestos los trabajadores en activo.

El delegado dijo que los riesgos de trabajo se dividen en tres rubros: los accidentes de trabajo que ocurren en desempeño de la labor, los accidentes de trayecto que se presentan durante el traslado del domicilio al centro laboral o viceversa y las enfermedades de trabajo, las cuales se presentan por una exposición continua a un agente causal (sustancias químicas por ejemplo).

Comentó que en 2013, en la Delegación Estado de México Poniente del IMSS se otorgaron 23 mil 326 incapacidades temporales para el trabajo, de las cuales 16 mil 759 correspondieron a accidentes de trabajo, seis mil 283 a accidentes en trayecto y 284 a enfermedades de trabajo.

En lo que respecta a incapacidades permanentes, se presentaron 735, de las cuales 521 fueron por riesgos de trabajo, 55 por accidentes de trayecto y 159 por enfermedades de trabajo. En conjunto representan 24 mil 061 incapacidades por las cuales el Instituto erogó 127 millones 088 mil 711 pesos.

Señaló que los accidentes de trabajo -por la naturaleza de la lesión-, que se atienden con mayor frecuencia son las heridas en la muñeca y en la mano, las luxaciones, esguinces, torceduras de articulaciones y ligamentos de tobillo, pie, columna lumbar y pelvis así como traumatismos superficiales.

En lo que respecta a enfermedades, las más comunes por este motivo, son: la hipoacusia (déficit funcional de la capacidad auditiva), neumoconiosis (enfermedades pulmonares), sinovitis, tenosinovitis y bursitis (síndromes de los tejidos blandos) y dermatitis.

“El impacto de un riesgo o enfermedad laboral repercute económica y socialmente; a las empresas les merma en su productividad, al trabajador le disminuye sus ingresos y le genera cierto grado de depresión al sufrir una lesión o discapacidad, a las familias les provoca daño moral al tener un enfermo en casa, especialmente si es el padre o la madre y a nosotros como institución, nos causa un gasto significativo en la atención médica”, concluyó el doctor Enrique Gómez Bravo Topete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s